16 de agosto de 2007

¡¡Escribe!!

Últimamente escucho ese grito de guerra bastante a menudo y me ha dado qué pensar... ¿cuándo empecé a escribir?, ¿por qué razón lo hice?, es más, ¿por qué lo "dejé"?

La primera pregunta es relativamente fácil de contestar: mi primer escrito "importante" fue una redacción que nos mandó la profesora de lengua en tercero de BUP, titulada "las lenguas estropajosas hablan de corazones enmarañados". Quizá la interpreté de un modo diferente al resto de mis compañeros, o tan sólo fue mi manera de expresarme lo que atrajo su atención, pero sea como sea aún recuerdo el día que decidió leerla en clase delante de todos y la vergüenza que pasé cuando, después de escucharla atentamente, todos empezaron a llamarme "escritora" y a decir que debía publicarla o algo así. Esa fue mi primera vez (al menos pública). Sin duda alguna.

La razón... eso es más difícil de explicar... era una forma de escapar, de huir de la realidad y, al mismo tiempo, de tratar de entenderla. Había cosas que me eran imposibles de contar y que resultaban más fáciles de escribir: miedos, inquietudes, dudas, esperanzas... comprendí que dejando que las palabras fluyeran al papel sin censurarlas descubría cosas de mí misma que ni tan siquiera yo conocía. Pero eso no dejaba de ser un problema porque significaba que todo lo que escribía era real: quizá no eran vivencias, pero sí sentimientos.

Y así llegamos a la tercera pregunta: ¿por qué lo "dejé"? Porque era abrir el corazón a todo el que leyese lo que escribía, y eso me deparó muchos problemas.

Aunque la verdad es que nunca abandoné la escritura... a fin de cuentas tengo un blog, ¿no? Quizá no escribo como antes, pero nunca he dejado de hacerlo. Ya no tengo un diario (Troy, jamás te olvidaré... aunque sólo hayas existido en mi imaginación), pero eso también es culpa de esa persona que cada noche me deja apoyar la pierna sobre las suyas cuando vemos la tele tirados en el sofá... ¿qué mejor oyente que la persona a la que quieres? No hace falta escribir cuando alguien te escucha.

De todos maneras, gracias de corazón a todos los que estáis ahí, algunos devorando lo que escribo, otros leyéndolo por aburrimiento y otros, sencillamente, porque os gusta. Sois la razón de que haya retomado todo esto y el motivo por el que cada mañana enciendo el ordenador incluso antes de haberme puesto las gafas. Quien sabe, quizá algún día "Frío" deje de ser mi único relato completo, para convertirse en el primero de muchos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

yo siempre te lo he dicho. recopila tus relatos y publicalos. eres la mejor. alaitz

tatetx dijo...

De acuerdo por completo con Alaitz. ¡HAZLO!.

Aita dijo...

No puedo olvidar la impresión que me causó al leer por primera vez la redacción sobre la frase "Las Lenguas Estropajosas Hablan de Corazones Enmarañados" a mí me asombró tu reflexión, FENOMENAL.
Volveré a leer "Frio" me gustó el relato.
Tengo la esperanza de que vuelvas a escribir. Un favor, no lo dejes nunca. Te quiere.