6 de octubre de 2007

¿Nadie nos echa en falta?

Suele pasar al volver de vacaciones o cuando has estado enfermo en casa y llevas unos cuantos días sin salir. Vuelves a recorrer las calles que son tan conocidas para ti esperando encontrar novedades, que la gente te dé la bienvenida emocionada o que el mundo se haya parado durante tu ausencia... pero nunca es así.
Esta mañana he salido de casa después de casi una semana "encerrada" y, tras comprobar que no había ningún virus en la puerta del portal esperando para subirse a mi chepa y volver a ponerme malita, he cruzado el umbral de la puerta... y nada... ni confetis, ni serpentinas, ni "¡¡cuánto tiempo!!"... ¡qué chasco!
El coche seguía estando en el mismo lugar, los centros comerciales tan llenos como siempre y las tiendas con las mismas cosas (menos en dos, a las que ¡¡ya ha llegado la navidad!!).
Yo esperaba que alguien se hubiese dado cuenta de mi ausencia... jooo... :(

1 comentario:

tatetx dijo...

Tienes razón. ¡Es muy fustrante!.