10 de octubre de 2007

Miedo.

¿Por qué les tenemos miedo a las cosas?, ¿por qué nos avergüenza reconocerlo?, ¿acaso tememos que la gente se haga una idea sobre nosotros que no es la adecuada?
Y es peor aún cuando esa cosa que nos hace temblar y que se nos erice cada pelo del cuerpo es absolutamente inofensiva. A nadie le importa reconocer "tengo miedo a las arañas" porque sabe que el resto del mundo lo va a comprender, aún cuando no lo compartan: son bichos, tienen patas, parece que te miran mal y tienen la manía persecutoria de meterse por cualquier agujerito... es lógico temerlas. La gente te da una palmadita en la espalda y aunque te dicen "no te preocupes, no te van a hacer nada", con la mirada te transmiten un "te comprendo" que, aunque no te consuele, evita que te sientas idiota.
Pero, ¿y si le tienes miedo, por ejemplo, a un osito de peluche?, ¿con qué cara lo dices?, ¿cómo explicas que sabes perfectamente que es un sentimiento totalmente irracional pero que no puedes evitar que se te empañen los ojos cuando piensas que vas a tener que coger uno entre las manos? Es una sensación indescriptible; intentas convencerte de que no te va a hacer daño, de que hasta los niños de chupete pueden soportarlo... y tratas de ocultar las ganas de echar a correr que tienes por no tener que soportar esas miradas de incomprensión que conlleva tener que reconocer la verdad. Y encima te sientes idiota, porque sabes que más que miedo es una fobia que, por alguna extraña razón has ido alimentando a lo largo de tu vida... pero, ¿y qué?, ¿no tenemos derecho a tener nuestros propios monstruos? quizá ellos son los responsables de que, hasta cierto punto, seamos lo que somos.
Tal vez algún día deje de temer a los ositos de peluche, quizá tener que abrazar muchos por la mejor causa del mundo convierta ese miedo paralizador en una simple mueca de disgusto... pero, mientras tanto, tendré que vivir con ello. Y la gente que me rodea y que me quiere también... aunque sé que muchas de esas personas no llegarán nunca a comprenderlo.
P.D. ¿Hace falta decir que no es un osito de peluche lo que temo? Es un secreto...

3 comentarios:

tatetx dijo...

¡Tienes toda la razón!. Todos tenemos derecho a tener nuestras fobias particulares. Según el diccionario fobia es : "temor irracional compulsivo". Pues eso, irracional, sin lógica, fustrante, pero ¡nuestro!. Como uno de los tratamientos consiste en repetir los actos que nos causan fobia hasta que desaparezca... ¡Estás en el camino!. ¡Ánimo!. ¡Tú puedes!.

Anónimo dijo...

Eso esta claro, ¿pero a que tienes miedo? yo odio las serpientes. Alaitz

Aita dijo...

Por supuesto que no es un osito de peluche...

Te quiere. Aita