30 de mayo de 2012

Decisión tomada.

Y, como os habréis dado cuenta, es que he decidido quedarme con el blog; eso sí, con un cambio de imagen radical. 
¿Por qué? Bueno, son mis orígenes, mis primeros pasos por este mundillo llamado "blogosfera" y, aunque he cambiado, hay cosas que quiero y necesito mantener. 
Porque aún recuerdo el día que lo creé, con más cara de susto que de otra cosa, cuando ni tan siquiera sabía muy bien cómo funcionaba nada; por esas calurosas mañanas canarias en las que me tiraba horas y horas escribiendo en él como si de un diario se tratase y... porque sí. Porque es mi blog.