12 de enero de 2008

Boohbah... ¡¡qué miedo!!

El otro día descubrí un nuevo programa infantil que me tiene traumatizada.
Yo sé que los programas para críos suelen resultar bastante insufribles para los adultos... pero os juro que lo de este no es ni medio normal... y puedo asegurar que tengo bastante tolerancia con estos temas.
Así que decidí desconcertar al resto del planeta dando a conocer las existencia de estos extraños seres con forma de gota de agua radiactiva, fluorescentes, peludos, voladores, extrañamente amenazante y con ojos desproporcionadamente grandes. Puse en riesgo mi salud mental y para conseguir averiguar el nombre de las criaturitas me tragué unos 10 minutos de programa... y eso es mucho, creédeme. Y no sólo eso, sino que hoy me he dedicado un buen rato a buscar vídeos en el you tube (tarea nada sencilla porque otras personas opinan lo mismo que yo y han creado sus propios vídeos... pero con músicas más agresivas aún) y hasta he localizado la página web oficial que, aunque parezca increíble visto lo visto, es peor todavía.
Reto a todos los adultos que leáis esto a que veáis los vídeos sin apartar la mirada, sin salir corriendo y sin creer que el fin del mundo se avecina (y eso que los que he puesto son bastante "tranquilos"). Es más, a que os atreváis a entrar en la web y no acabéis desquiciados en menos de 30 segundos.
Esto que vais a ver puede derretiros la retina, hacer que os estallen los tímpanos y mandaros al psiquiatra de cabeza. Quedáis avisados.
Os presento a los Boohbah, una especie de pelusas de colores, histéricas, que mueven los ojos como Lina Morgan, que no paran de chillar y que se mueven como un "tentetieso" que se ha fumado un porro, comido una seta alucinógena y trincado 15 litros de kalimotxo en menos de 5 minutos.
La cabecera del programa:



Uno de sus bailes (que no el peor).



La web oficial.

Sé que es cruel haceros esto y que corro el riesgo de que no volváis a visitar mi blog, pero sentía que debía compartir mi asombro con todos vosotros.
Pensad que hay lugares en el mundo en el que los padres les hacen ver eso a sus hijos, les plantan delante de la pantalla para que se desquicien y sufran ataques de ira... yo no digo que haya que ponerles a Heidi y Marco pero... ¿acaso se merecen tanto sufrimiento?
Son niños pequeños, indefensos, confían en nosotros... ¡¡son demasiado jóvenes para merecer semejante tortura!!
Por favor, si tenéis hijos... ¡¡hasta los "teletubbies" son mejor que esto!!

2 comentarios:

Marta dijo...

Hola Naiara!!!
esto es puro L.S.D!!!
y luego dicen que si Epi y Blas son nocivos porque unos señores muy enfermos del coco dicen que hacen cositas cuando la cámara se apaga...
Cada vez hay más niños hiperactivos, por que será?
los estamos tratando como a idiotas, no cabe duda.
Yo creía que el baile era bueno para estimular la expresividad y la psicomotricidad, tu entenderás más de esto, pero este baile creo que es para aplanarles el cerebro.
Un beso, Naiara:
Marta

Cedas dijo...

Pues mi hijo de 6 meses se come la fruta que es un primor viendo estos bichos. Para su pequeño cerebrito, es lo apropiado (por un rato) ya que hacen cosas que el entiende y es capaz de imitar (levantar los brazos y mover las piernas, sentarse, erguirse, etc.).

Cuántas cosas (en contra) habremos oido de los Teletubbies, y luego resulta que todos los padres se los colocan a los bebés porque son lo que les corresponde.

Por último, la BBC es una garantía de calidad en cuanto a producciones d todo tipo, infantil, por supuesto. Los Lunnis están bien pero sobrevalorados (no son lo que vale para todo).

Y por supuesto, cualquier tiempo pasado fué mejor, pero mi hijo de 6 meses no entiende que a Heidi, la Srta Rotenmayer la quisiera llamar Adelaida. Apenas sabe como se llama él mismo (para 6 meses, no está mal).